Los amantes de la pesca y la necesidad de la buena visión.

Cuando atiendo un paciente que me dice que le gusta pescar se me presenta un desafío diferente. En los más apasionados se nota que están esperando el día de la salida desde que llegaron de la última pesca. Sus relatos, siempre vívidos, suelen ser descripciones de imágenes: el paisaje, el atardecer, los tamaños, los colores.
Se entiende que necesita buena visión para cerca, para distancia intermedia y para lejos. Un miope no logra ver bien a la distancia, con hipermetropía cuesta mucho ver de cerca, si hay astigmatismo no hay claridad en ninguna distancia, esos 3 son los defectos ópticos básicos, para todas las edades. Luego de los 40 años, democráticamente y sin distinciones de ningún tipo aparece la presbicia, que es cuando los brazos parecen cortos ya que el enfoque de cerca ya no es tan cerca de la cara. Cuesta leer letras pequeñas.
Una vez corregido su defecto óptico, si necesita anteojos para más de una distancia le recomiendo bifocales o preferentemente progresivos, imagino un incordio andar cambiando de anteojos para encarnar o para anudar en medio de una laguna o en las olas.
Completado el examen oftálmico viene la consulta sobre que filtro será mejor para los cristales y qué tipo de armazón conviene.
Respecto del armazón debe ser liviano, resistente, debe permitir adaptar cristales graduados, su forma debe acompañar a la cara del usuario, protegerlo de impactos y en lo posible no debe dejar que pasen reflejos por los laterales ni por debajo de lo mismos.
Si bien hay gran variedad de cristales es fundamental la calidad de los mismos a fin de evitar aberraciones ópticas y deformaciones de las imágenes.
Importa que tengan filtro para radiación ultravioleta, la capa antirreflejos y una coloración ámbar ayudan dando mas claridad y contraste.
Desde hace un tiempo son accesibles los cristales polarizados que justamente filtran los reflejos de la radiación solar en el agua, dan más nitidez incluso para ver bajo la superficie.
Lo más reciente son los cristales con control espectral que actúan sobre la parte azul-violeta del espectro visible impidiendo el paso de radiaciones incómodas para la visión y dando más confort y claridad.
Felizmente en nuestro país hay muchas ópticas con personal especializado que pueden asesorar en la confección de un buen par de lentes personalizados y adaptado para cada individuo.
Si el paciente es un pescador deportivo es desafío es que cuando pesque solo pesque y pueda guardar en el recuerdo cada detalle, cada color, cada imagen, para, si hace falta, fundamentar y decorar sus vívidos relatos.

Dr. José María Múgica
Médico oftalmólogo.